Prensa – Letizia Ortiz

letizia ortizOPINIÓN.- Es una mujer seria,, de inteligencia veloz. En una profesión muy difícil se ha abierto paseo sola con su esmero, su tenacidad, su vocación por el periodismo insomne. Es sacrificada, desprendida, buena en el sentido machadiano de la palabra. Y, además de esto, solidaria. Sabe sentir el dolor de el resto. Es asturiana, de abuelo vasco; de España, puesto que, por los cuatros costados, como deseaba el pueblo.

De este modo opina L. M. Anson sobre la que va a ser Reina de España. Se reproduce ahora íntegramente el artículo publicado en La Razón.

Es, además de esto, joven ,todos han podido admirar a diario en las pantallas de TV su belleza. Una belleza sin estridencias, albriciada por la serenidad y . Tiene los pies firmes y sabe continuar extraña a las palabras ofidias, a los cadáveres deliciosos, al hombre abreviado. Está radiante de buenas literaturas y, pese a su experiencia profesional ya dilatada, su voz se escucha recental. Ha señalado siempre y en todo momento por la moderación..

Con lo que estoy encantado. Letizia O. va a ser en unos meses Princesa de Asturias. Y va a saber cumplir con su deber, atendiendo siempre y en toda circunstancia al bien común de los españoles. El Príncipe ha atinado. Le ha llevado tiempo mas ha atinado. Y no era simple. Debía casarse con una mujer de la que estuviese enamorado y que por si fuera poco reuniera condiciones para cumplir en el futuro con el muy, muy duro papel de Reina de España. Don F. ha renunciado a muchas cosas a lo largo de los últimos años pues lo primero para él, para su abuelo Don J., para su padre Don J. C., es España y el pueblo de España.

Son tiempos nuevos para las Monarquías democráticas. en la temporada que le ha tocado vivir. 2 jóvenes enamorados van a casarse para aceptar, cuando Dios lo disponga, la continuidad de la Historia de España. El pueblo de España va a vivir ese amor, estoy seguro, con satisfacción.

LETIZIA ORTIZ: CABALLO DE TROYA. Por A. Noguera

“Permíteme charlar a mí”. O. Rocasolano tiene la energía de la clase media y no piensa entrar en la Zarzuela a desempeñar un papel secundario. Una enorme nueva para los republicanos liberales.

La dinastía más esencial del planeta se hunde irremisiblemente en la clase media merced a una boda “por amor”. Ese es exactamente el enorme triunfo liberal: frente al monopolio El ennoblecimiento de Letizia O., pináculo del viejo sueño menestral, es un auténtico Caballo de Troya que desgastará la Monarquía de España hasta terminar con ella en pocos años.

El primero de los soldados que salen de ese caballo: el demócrata republicano un ejemplar de El doncel de don E. el Débil, su novela histórica a lo Walter Scott, como regalo a su prometido.

Aparecerán más. Su matrimonio civil no es una buena nueva, como procura hacer pensar el clero, que deja el matrimonio religioso, es la constatación de que Letizia O. no cree en Dios. Un simple examen a su trayectoria prueba su sentimiento laico (exactamente el mismo que el mío).

El Príncipe F. acepta con esto que para él “todas y cada una son iguales”, mas no piensa que eso implique que asimismo los hombres son iguales. Heredar cargos políticos en un estado de derecho es un ejercicio de funambulismo ideal de una enorme debilidad. Un matrimonio equivocado puede abrir los ojos de muchos.

Peñafiel lo afirmaba hace años: “si F. se confunde, del guardarropa en vez de homosexuales saldrán republicanos”. Y acá estamos, a rueda de esa excelente intrusa que es Letizia O.. De el casamiento de Sisí Emperatriz podemos pasar a La Dirige en cuestión de meses.

¿Cuánto tiempo puede sostenerse la ficción monárquica cuando exactamente los mismos monarcas no la creen? El testamento de Franco, y no otra cosa, es lo que sostiene la Monarquía de España. No nos engañemos más.

Los monárquicos lo saben, mas los han puesto entre la espada y la pared: aprobar el casamiento o bien ponerse de forma directa contra la política de la Casa Real. No les han dejado tiempo de arrancar la “máquina de picar carne” como hicieron con Sannum.

Letizia O. es divorciada, hija de divorciados y nieta de divorciados. Estadísticamente, es prácticamente obligatorio que se vuelva a separar. Ahí está otro troyano que terminará entrando en juego. Con las miradas del clero, los monárquicos, las otras familias nobles que han quedado despechadas y con sus hijas solteras, y los retrógrados falangistas que todavía quedan, el desgaste que tendrá que aguantar esta mujer será notable.

Pasada la alegría inicial de boda, las puñaladas serán la regla común. La quieren para silenciar y alumbrar, y ha dedicado su vida hasta el momento a charlar y también informarse. No cuadra en ese entorno y las chispas no van a tardar en saltar.

Es cuestión de aguardar y ver los sucesos. La segunda Restauración Borbónica termina de localizar el escollo más duro en su trayectoria de prácticamente treinta años. Me imagino a F. VII y A. XIII revolviéndose en sus tumbas y gritando: “¡F., no lo hagas!”. El espectro de la Tercera República está de pie y ha echado a caminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *